11:25 The Day He Chose His Own Fate (11.25 Jiketsu no Hi: Mishima Yukio to Wakamonotachi)-2012

11-25-jiketsu-no-hi-mishima-yukio-to-wakamonotachi

Siendo Mishima  una de mis más aferradas obsesiones literarias (gran culpa de esto la tiene el soberbio ensayo  “Mishima o el placer de morir” de Vallejo-Nágera) hacía mucho tiempo que esperaba tener acceso a este film de Kōji Wakamatsu.

“11.25” quiere retratar los últimos años de vida del malogrado escritor y el camino a la trágica consecución de su ideal estético-ideológico. Empresa harto complicada, debemos reconocer, en la que en mi opinión frcasa tanto en la forma como en el contenido. Nos encontramos  ante una película de dudosa calidad técnica y artística, más parecida a un documental dramatizado que a otra cosa. Y aún como “documental” falla en muchos aspectos básicos. Creo que el principal problema de esta cinta reside en que es demasiado descriptiva, que no ahonda en las motivaciones que dieron pie a los sucesos que en ella se muestran y que, seamos honestos, son el aspecto principal de la historia.  Así pues nos encontramos con que tanto Wakamatsu como Arata Iura (Misima) dan vida a un personaje mucho más plano de lo que con toda certeza debió ser,  haciendole muy complicado al espectador encontrar justificación al impresionante final del mismo y a la comunión que profesan los demás integrantes del “Tatenokai” con él. Diría más, que de no conocer la historia de antemano el seppuku final me hubiese parecido de lo mas forzado e inverosímil, y eso tiene que ser culpa de como está conducida la película. Un aspecto de capital importancia, máxime si tenemos en cuenta que es muy poco probable que alguien que no conozca la historia de Yukio Mishima se sienta atraido por este film.

En resumen, una película bastante olvidable de la que prácticamente sólo me apetece rescatar las imágenes y videos de archivo sobre la difícil situación social que atravesaba el Japón de la época.  No llega a ningún sitio que no hubiese llegado antes “Mishima: a life in four chapters” de Paul Schrader con la cual las comparativas pueden resultar más que odiosas. Eso si, en esta “11.25” se muestra el “gatillazo” de Morita en el punto álgido del seppuku, paradójico aspecto que acerca todo lo acontecido a la mundana realidad y que creo recordar que Schrader olvidó hacer constar en su film.

Sólo para Mishimafílicos.

Anuncios

~ por suntoryman en octubre 13, 2013.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: