La chica que era hermosa de lado.

Aquella chica era hermosa de lado. Sentada en su pupitre, prestando atención suprema a todo lo que decía el profesor. Yo también debería haber estado prestando toda la atención del mundo, teniendo el cuenta el dineral que me había costado aquel posgrado. Pero no me resultaba fácil hacerlo con aquella chica a mi izquierda, un poquito adelantada a mi posición, y con una separación de alrededor de un metro. Hermosa de lado. Hermosa en la única de sus vistas a la que tenía acceso, la de su lado derecho.

La llamé “chica” pues a pesar de que seguramente tendría un par de años más que yo, la calidad que se le intuía a su piel, la ausencia total de líneas de cansancio o expresión en aquellas zonas donde se les supondrían a una piel ya experimentada,y sobretodo la frescura de la luz que se reflejaba en su ojo derecho, impedían que me refiriese a ella de otra forma. Como por ejemplo joven, o mujer. Aquella belleza, la de su lado derecho, era pulcra y lisa, matemática, áurea, aséptica. Tan de libro que rozaba la frialdad. Tan de libro que no llegaba a despertar la sexualidad en mi organismo. Son las pequeñas imperfecciones las que abren mis puertas a esos confines. Y no quisiera frivolizar con el tema, ni faltar al respeto a aquella chica hermosa de lado, esté donde esté ahora, pero lo cierto es que observarla era como observar un objeto hermoso. De nuevo pido que se me comprenda. Como observar un sumi-e, o la superficie del mar en calma. No quiero sonar poético, solo  intento objetivar su lado derecho, que era hermoso.
La clase transcurría y mi mirada, que ya no mi atención, fluctuaba entre el power point de la pizarra y la chica hermosa de lado. En ocasiones la veía con unas gafas puestas y, como no, parecía que estuviesen hechas al milímetro para acoplarse a su hermoso lado derecho. Me pregunté si debió gastarse una fortuna en un estudio antropométrico antes de elegir esas gafas. Un perfil para grabar en una moneda. Un sumi-e. El mar en calma.
Al final, que a casi todo uno se acostumbra si le das el tiempo suficiente, la chica que era hermosa de lado paulatinamente fue dejando de atraer mi mirada. Y llegó la hora de comer. Y salí raudo para ello.
Lo que ocurrió cuando volví al aula es algo que todavía ahora me resulta entre lo curioso y lo inquietante. A ello voy si me permiten. La mayoría de alumnos en pie, conversando afablemente en el tiempo muerto que precede a la reanudación de la clase. Yo saludo a los pocos que conozco y tomo asiento. Hay un italiano que me enseña un libro sobre biomecánica de la columna al que saco foto de la portada para luego mirarlo por amazon.co.uk. ¡Gracias! le digo. ¡Prego! me dice. ¿Y la chica hermosa de lado? me pregunto. Observo a la gente de mi alrededor y hay varias compañeras haciendo corrillo, intercambiando direcciones de correo electrónico. ¿Y la chica hermosa de lado?. Lo primero que veo es una mano con sus gafas, inconfundibles, y sigo esa mano hacia arriba. El hombro. La cara. Imposible. Veo una cara, esta vez de frente, pero es imposible. ¿Es ella?. Se pone las gafas. Chequeo su ropa. Es ella. Caigo en la cuenta de que es la primera vez que veo su rostro completo, de frente. Y no hay drama, ni decepciones, pero no es hermoso. No hay nada malo en ello, todos lo superaremos, pero no es hermoso. Ni siquiera es bello, ni se asemeja a un sumi-e, ni tiene connotaciones marítimas. Ha dejado de ser como un objeto, pero a cambio ha perdido su belleza. Y quisiera remarcar el hecho de que apenas parece la misma persona. Macho, que cosas mas raras.

Cuando se reanudó la clase y la chica que era hermosa de lado se sentó, volvió a ser hermosa. Hermosa y fría y áurea y aséptica y todo lo demás. Y yo miré al suelo y de camino me crucé con el retrato de Einstein de mi camiseta. Y pensé lo que diría Einstein al respecto, que todo es relativo, que depende del punto de vista.

Yo desde luego hubiese elegido el punto de vista desde el cual se viese su lado derecho, porque era hermoso. Me recuerda a todo aquel asunto de cuando conocí a una chica que era hermosa en movimiento…

Anuncios

~ por suntoryman en septiembre 16, 2012.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: