El día después del día que llaman el día del libro.

Ayer fue el día del libro, pero somos muchos para los cuales la fiesta del libro se celebra a diario, muchos para los cuales un día sin leer por lo menos un par de páginas se convierte en una extraña excepción.

Mi historia con la letra impresa comenzó a través del tebeo y  para mi temprana adolescencia el comic se había convertido en mi principal afición. No obstante,  raramente consumía otro tipo de literatura. De hecho, mi acercamiento al libro no tuvo carácter recreativo, si no más bien práctico. Fue cuando de algún modo fui consciente de que fuese cual fuese el tema que me interesase, seguramente podría encontrar algún libro que lo tratase. Y eso, para esa etapa donde hay más pavo que persona, cuando hay millones de preguntas esperando respuesta y aún más inquietudes y picores que necesitan convertirse en pregunta, supuso una forma de enorme liberación. Supongo que hoy en día, con el desarrollo que tiene internet, su inmediatez y su ipsofacta puesta al día, el ensayo ha perdido mucho tirón.  Pero antes la información estaba en los libros. Empecé con textos sobre budismo ( ese pepino torcido…) y ciencia, biografías, filosofía… todo era nuevo, todo fascinante. Pero apenas novelas de ficción. Para eso tuve que descubrir a Asimov, a la ciencia ficción en general y una cosa llevó a la otra. Qué tiempos aquellos. Recuerdo zamparme “El Perfume” de una sentada, leer y releer “Stranded” de Eduardo Vaquerizo, a Crichton, Dante, Shakespeare, Kafka, Eiji Yoshikawa, “La tabla de Flandes”, los Haiku, a Orson Scott Card, Nietze, K.Dick…

Ahora, habiendo estrenado ya la treintena, he acabado bastante monotemático con la literatura japonesa. Y aunque de vez en cuando voy consumiendo algo de occidente aquí y allá, de alguna forma echo en falta la espontaneidad de mis tiempos mozos, cuando con frecuencia me plantaba delante de la estantería de una librería y esperaba que, como dicen, un libro me eligiese a mí, más que yo a él. Tengo que proponerme hacer más aquello, seguro que sabes a lo que me refiero. Pero son tantas las cosas pendientes y tan poco el tiempo…

Tan poco es el tiempo que, volviendo al sentido de la practicidad, llevo unos meses leyendo solo en inglés para matar dos pájaros de un tiro, aunque ya ha habido alguna voz sensata que me ha recomendado no mezclar el placer con estas cosas. En ocasiones no queda otra, cuando no encuentras traducciones, pero cuando las hay es otra cosa. Me apetece volver con Mishima, y a ese hay que leerlo en la lengua madre. Ya veremos. 28 horas, debería tener el día.

Sea como sea es raro el día que salga de casa sin un libro,  incluso cuando a priori está claro que no voy a leer, me cuesta dejarlo en la mesa, por si la moscas…  Incluso ha afectado a mi atuendo, si me ves con una mochila es que llevo un libro tocho. Al final tendré que comprarme un e-book, no va a quedar otra.

En fin, feliz todos los días del libro a todos.

Anuncios

~ por suntoryman en abril 24, 2012.

2 comentarios to “El día después del día que llaman el día del libro.”

  1. Libros, libros, jejeje, yo también voy con libros, pero ya dejé de llevar tochos, éstos para casa, como es habitual que tenga varios libros dispuestos para leer, a la calle llevo el que menos pese.
    Sobre el e-book, yo no lo quiero, al menos no pienso comprarlo, salvo que me toque la lotería (millones €) y me dedique a viajar y no deje un rincón del mundo sin visitar, entonces sí, me lo comprare, para llevar una mochila pequeña.
    Chao,
    Bara
    P.D. Voy a poner la radio para seguir el partido, llevaría mal que hoy también perdiese el barça

  2. Llevo mucho tiempo dandole vueltas al tema del ebook, pero despues de ver lo bien que funcionan y lo cómodos que son, acabaré con uno. Otro punto a su favor es el acceso que te da a obras descatalogadas y difíciles de conseguir.
    Tardé más de dos años en encontar “Mishima o el placer de morir” de Vallejo Nájera, por citar uno que se me resistió. Mi hermano en un par de minutos lo tuvo en el Kindle que le regalé. Ya se que una cosa no puede sustituir del todo a la otra, pero ya va bien para mientras tanto.

    Siento lo del barça, por cierto.

    Un saludo!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: