Sasebo y antro.

Ya han pasado los 4 primeros días de mi estancia en Japón. Estoy disfrutando desmedidamente, pero la verdad es que todos los días me acuesto agotado. Mención especial para el jet-lag del primer día, que para las cuatro de la tarde ya me sentía como Donnie Darko y acabé con una sobredosis de cafeína de resultados algo penosos.

Por ahora no he salido de Tokio, pues hasta mañana no valido el Japan Rail Pass, a partir de ahí empezaré a descubrir rincones rurales.Estoy intentando pasar mucho de las visitas turísticas convencionales (de eso ya me encargué la primera vez que vine) y me estoy centrando más en hacer día a día lo que más me apetezca, sin planes, intentando mezclarme con la gente. Todo esto está muy bien y tal, pero el caso es que hubiese agradecido un mínimo de planificación, pues me paso medio día metido en el metro. Esta ciudad es una animalada de grande.

 Hoy he ido a comer a la Sasebo, una hamburguesería cojonuda a la salida de la estación de Yoyogui. Ya estuve el año pasado y no podía dejar de repetir. ¿Vas a Japón y te metes en una hamburguesería?- me preguntaras- ¿A caso tienes algún tipo de discapacidad intelectual?.  Déjame decirte una cosa: No has probado las hamburguesas del Sasebo Burguer. En serio, son las hamburguesas que come Dios. Tamaño jumbo y extra de jalapeños.

Pongo una foto del local:

 Por la tarde me he salido del Tokio conocido y he acabado donde cristo perdió el mechero en busca del “Ebisen” un “salón” recreativo donde te alquilan una máquina 1h. por 500 Yenes. Está en la zona de Ekoda y es bastante jodido de encontrar (no ayuda nada que se encuentre en un primer piso y no a ras de suelo).

Tras dar más de mil vueltas por la zona, que por cierto está curiosa, nada que ver con el centro de Tokio , he acabado encontrándolo. El local es muy muy pequeño (como el comedor de una casa mediana española) y con un ambiente un tanto sórdido acentuado por el hecho de que estaba prácticamente vació. Éramos yo y dos más.

Pero bueno, he pasado un rato majo echando unas partidas al Akai Katana (el último juego de Cave), al que estoy dedicando mis sesiones de juego en este viaje.

Ahí estaba yo, y en las dos máquinas contiguas los otros dos dándole en plan pro al Tetris. La línea que separa el ser un frikuzo de esos malos o solo “un tipo con inquietudes dispares” es muy sutil, asegúrate de ponerme en el lado correcto

Foto del Ebisen ( es donde  los ventanales esos del primer piso).

 Mañana parto para Kyoto, y no se seguro si voy a tener conexión a Internet. Si eso ya contaré algo cuando vuelva a Tokio.

Aupa!!

Anuncios

~ por suntoryman en enero 5, 2011.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: