A Quiet Life.

Sigo con la firme intención de visionar el máximo de películas de Juzo Itami, si bien es cierto que, incluso en los tiempos que corren y la inmediatez que proporciona la red, no es tarea fácil conseguirlas. Poco a poco, no obstante, voy encontrando alguna y esta vez le toca el tuno a “Shizuka na seikatsu”( A Quiet Life) filmada en 1995.

No encontramos ante un film basado en la novela homónima de Kenzaburo Oé (ya hemos hablado en este blog de la estrecha relación que mantuvieron Itami y su cuñado Oé), la cual todavía no he leído, más allá de lo que te permite Google books. Es una pena, porque hubiese sido mucho más interesante verla con conocimiento de la fuente original, a fin de saber diferenciar con más claridad las intromisiones o licencias de Itami (algo me dice que se permite más de una).

Ya era consciente de que Oé tenía un hijo con cierto grado de discapacidad intelectual y que había tratado el tema en alguno de sus libros como es el caso por ejemplo de  “Una cuestión personal”, pero desconocía la existencia de “A Quiet Life” como novela. Al leer alguna breve sinopsis de esta película de Itami, simplemente supuse que el director se había inspirado en las vivencias de su cuñado y amigo, en lugar de adaptar directamente uno de sus libros, y esta fue la primera sorpresa tras la pantalla de título del film. Nada más comenzar este me di cuenta de que la situación y los personajes ( con Oé genialmente caracterizado por Tsutomu Yamazaki ), hablaban directamente con intenciones biográficas. La segunda sorpresa fue el grado de disfrute que me proporciono la película. Me encantó.

“A Quiet life” trata sobre el microcosmos de una familia que orbita alrededor de Eyore, el hijo mayor, que “acusa” una discapacidad mental a la vez que unas sorprendentes dotes para la música, y el propio padre de familia (Oé) retratado como un neurótico escritor con tendencias depresivas ( es curioso hasta donde llega la autocrítica del autor). Una familia que encuentra sendos puntos de apoyo en las mujeres de la casa, especialmente Ma-chan, la hermana menor de Eyore, que ejerce de cuidadora de este. Paradójicamente es en Eyore y en su tranquila forma de vivir , donde mejor vemos reflejado el título de la película. Él permanece moderadamente ajeno a los problemas vitales que acusan el resto de los personajes, y desde su discapacidad ofrece con frecuencia brillantes dosis de sabiduría y sentido común.

Decía antes que me intriga el grado de licencia que bajo la firma de Itami, presenta el film. Mirando con un poco de perspectiva, y a sabiendas de que frecuentemente Kenzaburo Oé asegura que su cuñado fue su principal y más mordaz crítico, existen un par de momentos que llaman especialmente la atención. ¿Es realmente aquel borracho que intenta violar el cuerpo sin vida de una joven una proyección del autor?, por lo menos eso es lo que se asegura en la película. ¿Hasta que punto hay fidelidad en aquellas patéticas imágenes de Kenzaburo peleándose con los desagües?

Y ya alejándonos de las conjeturas, es sin duda en el proceder narrativo donde podemos ver el sello personal de Itami. Le gusta meter el dedo en la llaga, presentando ciertas situaciones sin escatimar crueldad y haciendo que el espectador no consiga deshacerse de cierta sensación de incomodidad. Esto lo consigue en ciertas ocasiones mediante lo explicito de algunas escenas y en otras jugando con planos claustrofóbicos y un inquietante uso de las luces (supongo que estas son las armas clásicas de un director de cine).

A pesar de todo esto, y demostrando cierto amor por el contrapunto, la película derrocha humor, belleza y calidez ( mención especial a la música compuesta por Hikari Oé, el Eyore de la vida real). Justo será esta la sensación que permanecerá en nosotros a pesar de toda la tormenta presente en la película: cierta calma y felicidad; el propio Itami se quiere asegurar de ello mediante la deliciosa coreografía situacional que precede y acompaña a los créditos finales.

Excelente.

Anuncios

~ por suntoryman en diciembre 17, 2010.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: