Tampopo.

Tras leer la novela “Renacimiento” de Kenzaburo Oe, quise indagar un poco en la obra cinematográfica de Juzo Itami. Y como por algún sitio había que empezar, lo hice con “Tampopo” (diente de león).

Parece ser que la sátira es el común denominador en el cine de este director de culto. Itami utiliza el humor como vehículo de crítica hacia muchas de las costumbres de la cultura nipona. Una forma de trabajar que le ocasionó algún serio incidente, como el ataque sufrido a manos de la Yakuza en 1992, días después del estreno de la película “Minbo no Onna”. Eso sin contar el misterio que rodeó  su muerte, en 1997, cuya causa oficial fue el suicidio a pesar de que parece que hay quien defiende que de nuevo fue la Yakuza la que  intervino, “suicidándolo”.

La película que ahora nos ocupa, estrenada en 1985, no trata temas tan trascendentes o escabrosos como los que sirvieron de excusa para estos tristes incidentes. “Tampopo” es una película ciertamente peculiar. Por un lado, como historia principal, nos cuenta como unos tipos deciden ayudar a la cocinera de un malogrado restaurante de ramen a conseguir la receta perfecta y así resucitar su negocio. Por el otro, Itami introduce una serie de “sketches” con la gastronomía y el erotismo como telón de fondo. Historias que, sin tener ( a priori) nada que ver con el guión principal, mezclan el lirismo con el absurdo más completo, dejando en el espectador un regusto de lo más desconcertante que choca de frente con la aparente inocencia del conjunto del film. Creo que simplemente sirven para incomodar un poco, como recordando que a pesar del humor hay espacio para la amargura. Pero esto simplemente es una opinión personal, y quizás trasnochada.

Tampopo nos habla del camino a la perfección, del culto al detalle del que hace gala el modus operandi japonés. Pero siempre con un interrogante, como poniéndolo en tela de juicio. Más allá de eso es un, en ocasiones hilarante, espejo que muestra ciertas costumbres sociales pero sobretodo gastronómicas de un país que siempre está comiendo y donde todo tiene un orden preestablecido. Incluso los pasos a seguir para degustar un plato, o cuando es correcto o incorrecto hacer ruido sorbiendo unos fideos. La película toma elementos de otros géneros como el western, el cine negro, los musicales e incluso las comedias del cine mudo. Y funciona, en serio.

Estamos de acuerdo que mi predisposición era bastante buena, pero a parte de esto, el humor avinagrado de Juzo Itami hizo mis delicias, recordándome vagamente en algún que otro momento a Woody Allen, uno de mis cómicos favoritos. Por otro lado el ritmo de la película es ágil, a pesar de contar con los antes mencionados “sketches”, así que si te encaja todo esto, quizás deberías echarle un vistazo.

Sería tan triste como empalagoso acabar esta pequeña reseña con un obvio “¡Que aproveche!”, así que en lugar de eso… Ita daki masu!!!

Serious business, bro.

Anuncios

~ por suntoryman en diciembre 8, 2010.

Una respuesta to “Tampopo.”

  1. So serious…

    Me das miedo, te estas convirtiendo en un crítico pro.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: