The Elephant Vanishes (Haruki Murakami)

•septiembre 21, 2014 • Dejar un comentario

the elephant vanishes

Tenía este libro de relatos guardado desde hace un par de años en la estantería. Empecé con sus primeras historias en su día y decidí reservarlo para cuando el “mono” de leer a Murakami acechase. Literatura de urgencia, que se podría decir.
El momento llegó hace poquito, lo devoré, y ahora me doy cuenta de que ya no queda nada del tipo este que llevarme a las manos, por lo menos hasta que salga de Japón su última colección de historias cortas (Onna no inai otokotachi).

Empezaré esta pequeña reseña diciendo que me gusta más el Murakami de novela que el de relatos, pero sí es cierto que leyendo estos últimos quizá nos acerquemos un poquito más a degustar sus diferentes estilos y gustos narrativos. A saborear pequeños experimentos que de seguro entusiasman al de Kyoto. Esto conlleva que de vez en cuando nos encontremos con alguna “ida de olla” de proporciones épicas y en otras ocasiones con joyas de esas que hacen que le señalemos como el genio de las letras que es.

En conjunto este “The Elephant Vanishes” es un libro que me ha cautivado. De entre sus relatos destacaría “The second bakery atack”, “Sleep”,”Lederhorsen”, “Barn burning” o “A slow boat to china”, donde Murakami demuestra de nuevo que es un maestro en juguetear con lo cotidiano, en hacer atractivo lo fútil y entremezclarlo con puntos de ruptura que quedarían ridículos en manos de cualquier otro escritor, pero que en las suyas brillan con luz propia. Se que acabo de hacerlo, pero en una segunda reflexión tengo que reconocer que es difícil destacar unas historias por encima de otras… Seguro que me dejo en el tintero algunas de las mejores. Si se me hace más sencillo señalar las que menos me han gustado: “TV people” y “The fall of the roman empire….”

A estas alturas recomendar un libro de Murakami hace muy poca falta, pero dejadme que lo haga a todo aquel que se atreva con el inglés. Supongo que Tusquets acabará traduciéndolo algún día al castellano, será entonces cuando lo vuelva a leer.

Anuncios

Sobre “Los extraños métodos del doctor Irabu” (2002)

•agosto 31, 2014 • 1 comentario

la foto

Aún habiendo sucumbido a los encantos prácticos de la lectura digital y a la tiranía de mi lista de cosas por leer, este verano decidí acercarme a una librería a por algo nuevo (y físico, ¡por Dios!). Fueron varios los motivos que me hicieron decantar por este libro, y déjame decirte que entre ellos no se encontraba su horrorosa portada -Señores de Quaterni: ¿En que narices están pensando?-
Por un lado nunca había leído nada de Hideo Okuda, y por otro no me pareció mal probar con un poco del género humorístico, al cual no me acercaba desde Soseki o desde el más reciente Yasutaka Tsutsui. Esto, y mi tendencia vacacional a la búsqueda de goce sencillo, me dispuso a, no sin cierto recelo, dejarme entretener por el Dr. Irabu.

Este libro se divide en 5 capítulos independientes entre si, donde se nos presentan sendos personajes con ciertos problemillas a los que el psiquiatra Irabu ha de dar solución mediante sus peculiares métodos. No cabe duda de que es una obra cómica, pero me voy a mostrar muy escéptico ante cómo va a recibir el publico occidental este tipo de humor, que se podría definir como puramente “visual”. Soy consciente de que cada cultura tiene sus tendencias ante el humor, y cualquiera que haya visto algún producto televisivo o cinematográfico japonés se habrá dado cuenta del peso que ellos otorgan a lo visual. A las posturas ridículas, a poner caras raras o a hacer cosas fuera de lugar. Que quieres que te diga, se desternillan con estos asuntos, y son precisamente estas cosas las que el autor ha querido plasmar en su libro. A mi personalmente no me ha parecido demasiado gracioso, y aunque si que creo recordar haber echado alguna risilla, son otros los motivos que harán que guarde un buen recuerdo de esta lectura. Es cierto que Okuda utiliza también sus historias para mostrar las absurdeces y sinsentidos que nos acosan en este mundo loco que vivimos, lo cual invita a hacer una ligera reflexión que me parece interesante. Los personajes tienen cierto carisma y como no podía ser de otra forma, Irabu, el protagonista, se lleva la palma. Yo diría que he hecho un nuevo amigo, al que me gustaría poder ver como le va en un futuro, si es que vuelve a aparecer.

Una lectura amena, rápida e interesante para acompañar a los calores del verano, o a los fríos del invierno, ya que estamos. Simpática y cumplidora con su objetivo de entretener, si bien me da la sensación que no te va hacer reír tanto como estoy seguro que consiguió con los amigos nipones. Aunque bueno, ya se sabe que para gustos colores y que cada sentido del humor tiene su padre y su madre.

Pégale un vistazo, si tienes la oportunidad, seguro que te alegra un poco el día. No necesitarás mucho más tiempo para terminártelo.

 

 

 

 

De tal padre, tal hijo ( Soshite chichi ni naru-2013 )

•abril 26, 2014 • 3 comentarios

de_tal_padre_tal_hijo-cartel-5187

Se me hace difícil explicar el por qué Hirokazu Kore-eda me parece un director tan grande. Posiblemente sea por lo mucho que me atrae esa forma que tiene de contar historias. Esa narrativa suya que se apoya en lo cotidiano, lo situacional, para contar las cosas sin tener que contarlas, haciendo que el significado de todo se revele de una forma tan sutil y tan progresiva… Tan natural.

Sea como fuere Kore-eda ha vuelto a conseguirlo con esta película, la cual no podría definir de otra forma que redonda. “De tal padre, tal hijo” tiene como punto de partida la necesidad de una decisión imposible, la que tienen que tomar dos familias a las que le comunican que sus hijos, que ya cuentan con 6 años de edad, fueron intercambiados por error en el hospital. A partir de aquí ahonda en como gestiona cada una de estas familias, que no podrían ser más diferentes, la situación. El director se decanta principalmente por mostrarnos los acontecimientos según el prisma de la familia de buena posición social. Y decantándose casi siempre por el punto de vista del padre, que hace lo que puede, pero es un gilipollas.

Marca de la casa es que realmente el argumento constituye simplemente la forma de construir a los personajes. Es esta pues una película que trata de personas más que de historias y que parece avanzar de situación en situación sin querer tener una conclusión definida. Un estilo narrativo muy oriental que uno diría que tendría que ser de difícil digestión por aquí, por lo menos si no supiese de la aceptación con la que cuenta Kore-eda en los festivales de por estas tierras.

No puedo hacer más que recomendar esta película, por todo lo antes mencionado pero sin olvidarme de las preciosas escenas que salpican aquí y allá todo el metraje (¿Qué os parece cuando se ponen a contemplar las estrellas en el comedor de la casa?).

En fin, una película redonda a la que incluso le queda bien la banda sonora, que no deja de ser un piano tocado a una mano. De lo mejorcito que ha hecho este hombre.

Gudo Wafu Nishijima (1919-2014)

•febrero 3, 2014 • Dejar un comentario

roshi

Much Ado About Nothing (Josh Whedon-2013)

•enero 1, 2014 • Dejar un comentario

MADAN

Esta película y no otra era la que más ganas tenía de ver en el 2013. Espoleado por lo mucho que disfruté en su día con la adaptación que hizo Kenneth  Branagh de esta magnífica obra de Shakespeare y por la fe casi ciega que a estas alturas profeso por Josh Whedon, sabía que nada podía fallar.

El “mucho ruido y pocas nueces” de Whedon es un divertimento rodado en apenas 2 semanas en la propia casa del director y que traslada la obra clásica a nuestra sociedad contemporánea. Un experimento tan curioso como sugerente que al final a mi me funcionó solo a medias. Quizás esperaba que Whedon se tomase alguna licencia más a la hora de desarrollar los diálogos del guión, haciendo más explícitos los elementos modernos en el conjunto de la trama. Esperaba esa especie de contrapunto como base del humor, pero los tiros no van por ahí. El texto clásico se respeta, más allá de algún ligero cambio en el argumento, de manera escrupulosa, y esto hizo que una vez superado el primer acto de la película me fuese acostumbrando al contrapunto visual y conceptual que presenta, perdiendo un poquito más de interés a cada minuto que pasaba. Al final la cosa quedó como lo que seguramente es, una curiosidad, un film menor, sin pretensiones y no demasiado trascendente. Lo cierto es que yo esperaba algo muy grande, culpa mía, y me encontré algo más que correcto, pero pequeñito. Eso sí, no quiero llevar a engaño a nadie, tengo ganas de hacer un revisionado

Mención especial a la composición musical que el propio Whedon hizo para la canción “Sing no more”, que si bien tiene menos fuerza que aquella que aparece en el film de Branagh, le viene a la peli como anillo al dedo.

Voy a recomendarla con reservas, solo para aquellos que quieran ver algo diferente, y alejado de lo que Whedon suele ofrecer a sus fans.

 

“Una familia de Tokio” (Tokyo Kazoku -2013)

•noviembre 24, 2013 • Dejar un comentario

Tokyo_Family

No las tenía todas conmigo de que esta película se estrenase en mi ciudad, pero para regocijo mío y del resto de paisanos amantes del cine japonés, así ha sido (y estamos en racha porque todo indica que también estrenaremos a Kore-Eda).

Una Familia de Tokio es un sentidísimo homenaje del veterano director  Yoji Yamada a la clásica y venerada  “Cuentos de Tokio”  (Tokyo Monogatari- 1953) de Yasujiro Ozu. Y digo homenaje, pero tengo mis dudas acerca de  si debería referirme a ella directamente como “remake”.  Si es cierto que Yamada redibuja un poco la historia de Ozu, supongo que en gran parte para adaptarla a los tiempos actuales.

Este film pues, se nos vuelve a contar aquella historia de los ancianos padres que viajan de provincias a Tokio para visitar a sus hijos, solo para descubrir que son un estorbo, una molestia en la agitada vida de su prole. Perdidos en la inmensidad de la mega urbe.

Quizás  la licencia más importante que se ha tomado Yamada sea  la de mantener a Shogi, el segundo hijo, fallecido en la clásica, vivo, presentándonos a Noriko como la prometida de este, en lugar de como a su viuda. No sé si en el Japón actual hubiese encajado demasiado que una viuda actuase de la manera que propuso Ozu en su día. Por lo demás, más allá de actualizar alguna situación, la película es prácticamente un calco, en ocasiones escena por escena y dialogo por dialogo, de aquellos cuentos de Tokio. Así habrá querido Yamada materializar el homenaje, y lo cierto es que da la sensación de que esta película está rodada a la vieja usanza, utilizando un tempo narrativo e incluso una expresividad en las actuaciones de los protagonistas más propios de los años 50 que de este loco siglo XXI. Detalle que (acentuado por el incómodo doblaje de actores) provocó cierta mofa en el público de la sala a la que acudí. Pero precisamente esto ha sido, después de realizar la oportuna reflexión puedo decirlo, una de las claves de que la película me haya emocionado como lo ha hecho durante sus 146 minutazos (13 más que la clásica). Y no suelo ser demasiado amigo de películas tan largas.

Llama la atención lo atemporal de la temática, tanto que como he comentado se han podido trasladar situaciones y diálogos directamente de “Cuentos de Tokio”. Aunque siendo honestos habría que decir que aquella tenía mucha más fuerza a la hora de transmitir lo que se propuso, la soledad y la amarga decepción callada de unos padres para con sus hijos, apoyada perfectamente en el gran cambio que se experimentaba en los años 50 al viajar de un pequeño pueblo a toda una Tokio. Algo que a día de hoy está mucho más amortiguado, pero bueno.

No obstante una grandísima película que me gustó tanto como aburrió a mis desafortunados acompañantes (tengo que aprender de una vez a ir al cine solo). Pero enorme, ya verás,  hay que elegir bien el momento de visionado,  y saber lo que se va a ver. Yuji Yamada se encargará del resto.

Radio Star!

•noviembre 10, 2013 • Dejar un comentario

la foto(7)

Esta semana me han invitado al programa “Postal sonora” de radio Marratxí para hablar de música japonesa. Postal sonora es un espacio radiofónico conducido por los amigos Robert Zimmerman y Annie Mae, donde cada semana seleccionan un país y ahondan en su escena musical. He intentado estar a la altura de este par de “connaisseurs” musicales, y bueno, siendo la primera vez que participo en la radio creo que la cosa no salió del todo mal.

Lo más importante para mí ha sido tener la oportunidad de  compartir algunos grupos que son bastante santo de mi devoción, como “Soil and Pimp sessions”, “J.A.M” y “Trispace”, entre otros. También algo de música de cine y alguna sorpresilla. Pongo aquí el link del programa subido a ivoox para todo aquel que le pique la curiosidad. Podeis descargarlo o escucharlo en streaming:

http://www.ivoox.com/postal-sonora-07-11-2013-audios-mp3_rf_2531851_1.html

¡¡Que Uds. lo disfruten!!